lunes, enero 24, 2005

A BUSCAR BIDONES

A buscar bidones...Que se estatiza el agua!!!



Gustavo Lazzari

Fundación Atlas

www.atlas.org.ar


La gira del presidente por Francia tiene dos lecturas. La oficial, como siempre eufórica, sostiene lo mismo que se dice en cada gira de cualquier mandatario. “Recibimos un fuerte apoyo”, “nos fue 10 sobre 10”, “los inversores confían en la Argentina”, “clima cordial entre los presidentes”, etc, etc, etc. La lectura real tiene que ver con lo que el gobierno efectivamente hace tras la gira. Pese a que los funcionarios dicen y perjuran que están negociando con la empresa francesa que controla Aguas Argentinas, el hecho es que están excitados con la posibilidad de estatizar nuevamente la empresa. El ministerio de Planificación, que dicho sea de paso tiene un presupuesto superior al de educación y salud juntos, está estudiando las implicancias legales de estatizar la empresa Aguas Argentinas. Así lo confirmó el Jefe de Gabinete Alberto Fernández. Felipe Solá, Gobernador de la Provincia de Buenos Aires (el distrito con la mayor cantidad de pobres del país y los peores niveles de inseguridad) se mostró feliz por la alternativa de formar una empresa estatal con participación de la Nación, la provincia, los sindicatos y los intendentes del conurbano. Claramente no le fue tan bien a la delegación. Pues mas que hablar de inversiones y tarifas hablan de reestatizar la empresa como solución desesperada ante la huída del capital privado. Este gobierno no genera las condiciones de inversión de largo plazo. Por este motivo las empresas se van. Salvo las beneficiadas por el subsidio de la devaluación y la pesificación junto a los clásicos y lamentables cortesanos del poder. Es importante detenernos en la noticia. La nueva empresa estatal estaría conformada por representantes de los sectores mas cuestionados de corrupción endémica en la Argentina. El gobierno de la provincia de Buenos Aires fundió el Banco Provincia, lo destruyó. Los intendentes del conurbano bonaerense no figurarán jamás entre los ejemplos de ética, buen comportamiento y cumplimiento de sus funciones. Basta una recorrida por el Gran Buenos Aires, hablar con los vecinos, para ver lo desastroso de la gestión municipal. Es un despropósito confiar a intendentes que no pueden tapar un pozo, iluminar una calle, mantener una sala de primeros auxilios, brindar la mínima seguridad, el manejo del agua y las cloacas. ¿Qué pueden saber los intendentes expertos en desarmaderos, zonas liberadas y manejo de la prostitución, de cómo se debe administrar una empresa de servicios públicos?. Los sindicatos es otra de las corporaciones con mas sospechas de corrupción y desmanejo de la historia argentina. Basta recorrer las interminables filas en las obras sociales (empresas de salud manejadas monopólica y arbitrariamente por los sindicatos) para ver el grado de ineficiencia en la gestión sindical. La intención de la Administración Kirchner es casi un “atropello a la razón”, una bofetada a la pobreza. Con o sin intención, la administración de Néstor Kirchner es funcional a la creación de nuevas cajas y ghetos de corrupción para financiar clientelismo y arcas personales. Los argentinos saben muy bien como sigue la película. Habrá que hacer “vaquitas” para coimear a los directivos que establecen los planos de circuitos del agua y cloacas. Habrá que comprar bidones y las distribuidoras de agua mineral ya están haciendo cálculos de sus futuras ganancias. En la época del estatismo la corrupción era endémica. Todo trámite era una coima. Toda compra una oportunidad increíble de enriquecimiento ilícito. Los servicios brillaban por su ausencia, al extremo de que los argentinos se olvidaron de qué era un teléfono, qué era la puntualidad y por donde circula el agua. Un traje de obrero ferroviario costaba mas que un traje de gala. ¿hace falta recordar la tragedia del estatismo? El presidente Kichner, tan afecto al pasado, ¿ya se olvidó del sufrimiento de los argentinos con los pésimos servicios que brindaba el estado? ¿ya nos olvidamos de los privilegios y las prebendas?, ¿de los negociados?, ¿de las décadas que tardaban en colocar un teléfono, o un caño de agua? Son razonables algunas de las críticas que el gobierno hace a la década del noventa, pero de allí a volver a los macabros setenta y ochenta hay un gran trecho. Cada vez que el gobierno tiene problemas, reacciona con una empresa pública. Como dice el presidente “sabemos adonde queremos ir”. Lamentablemente, de ese lugar venimos y así nos fue.

1 Comments:

At 11:33 p. m., Blogger BlogBis said...

Se viene Obras Sanitarias Reloaded!!!
La �nica empresa de aguas con servicios 100% virtuales!!

 

Publicar un comentario

<< Home